El Plan Nacional de Energia y Clima marca el objetivo de que, en 2030, haya 5 millones de vehículos eléctricos en el parque español; es decir, aproximadamente el 15% del mismo. Si ese objetivo se alcanza o no dependerá de muchas variables, pero lo cierto es que, a pesar de que el camino parece señalar claramente hacia la descarbonización, las cifras actuales aún distan mucho de ese escenario.

Hasta junio de 2019, se han matriculado en España 10.014 vehículos eléctricos (eléctrico puro, de autonomía extendida, híbrido enchufable gasolina e híbrido enchufable diésel), esto supone el 1,22% del total del mercado. Por su parte, el renting ha matriculado 3.383 unidades de este tipo de vehículos, es decir el 2% del total de las matriculaciones de renting y el 33,78% del total de vehículos eléctricos que se registran en España. De este modo, las matriculaciones de vehículos eléctricos en renting han aumentado un 85,78%, con respecto a los datos acumulados a junio de 2018.

A la vista de estas cifras, parece evidente que las compañías de renting son grandes compradoras de vehículos eléctricos, lo que las convierte en excelentes prescriptoras de este tipo de tecnología.

Los usuarios aún tienen muchas dudas cuando tienen que decidirse por un vehículo eléctrico; sin embargo, hacerlo de la mano de una compañía de renting siempre es una garantía, porque se tiene el mejor asesoramiento, gracias a la experiencia de las compañías como grandes compradoras de eléctricos y, lo más importante, no se corre ningún riesgo por su obsolescencia.