Quienes acuden año tras año a la convocatoria del interesante Foro Postventa saben ya que el pago por uso en productos y servicios se está imponiendo en la siempre dinámica y cambiante sociedad de consumo de masas actual. En el caso de la automoción, debemos destacar el llamativo avance del renting como fórmula financiera idónea para la adquisición de vehículos de todo tipo en España. A nadie se le oculta la fatiga que presenta el mercado automovilístico de nuestro país, con continuadas reducciones en el número de matriculaciones en los últimos meses. Por el contrario, el número de operaciones de compra en renting no ha dejado de subir en paralelo. De hecho, en el mes de junio de este año, las matriculaciones han descendido el 7,9%, mientras el renting de vehículos de todo tipo ha subido el 8,8%.  Cada vez son más las empresas, los autónomos y los particulares que acuden a esta fórmula financiera del renting cuando deciden comprar un vehículo. El renting de automoción ofrece el atractivo del precio, los servicios añadidos que lleva aparejados –seguro, mantenimiento y otros-, la posibilidad de disfrutar de las innovaciones tecnológicas al instante y las ventajas fiscales.

No quiero dejar pasar esta oportunidad para recordar la necesidad de apoyar la buena marcha del sector de fabricación de vehículos en nuestro país. Se trata de uno de los sectores más punteros de la economía española y, en particular, de la industria, tanto en tecnología como en generación de riqueza y empleo, por lo que es imprescindible que se mantenga su apoyo y promoción por el Gobierno, las instituciones y las organizaciones empresariales. En este sentido, para la próxima entrega de esta colaboración dejo un comentario sobre el reciente Plan MOVES, de incentivos a la movilidad eficiente y sostenible.

*Por Manuel García, secretario de la Asociación Española de Leasing y Renting (AELR)