No pretendemos saber sobre la concentración más que nadie. Por eso hemos recogido declaraciones, publicadas en nuestra revista “Talleres en Comunicación” de algunos personajes que estamos seguros que sí que saben de esto.

De entrada, dos ideas; Por un lado, la consultora McKinsey, en junio de 2017 identificaba para Clepa seis tendencias disruptivas y, en su estudio, colocaba la concentración de la posventa como la que aparecería en primer lugar y con mayor trascendencia. Por otro lado, los datos de facturación de los mayores distribuidores europeos en 2011 y en 2017 hablan por sí solos.

Rafael Westinner, socio del área industrial España y Portugal de McKinsey&Company, nos contó que “la consolidación de los agentes del mercado continuará en Europa, especialmente entre distribuidores y mayoristas. Este escenario será una consecuencia lógica de lo que ya está sucediendo en el mercado estadounidense, donde hay cuatro principales distribuidores de piezas de automóviles que representan el 40% del mercado” y de ello deduce que. “habrá una bajada de precios por el mayor poder de influencia”.

Joaquim Candeias, miembro de la directiva de Figiefa, nos dijo que “creo que la posventa tiene necesidad de fortalecerse y garantizar su continuidad, por lo que es natural que las compañías unan sus fuerzas. Es el resultado de las estrategias desarrolladas en los últimos años para posicionarse ante los retos que están por venir. Las empresas saneadas, con una visión a largo plazo, están reforzándose a través de adquisiciones y adscribiéndose a grupos de compra internacionales, con el fin de disponer de estrategias comunes y hacerse más fuertes. Todo es cíclico. Tras un período de mayor dispersión, llega un ciclo de concentración, que fortalecerá a la posventa y cimentará su futuro”.

Que cualquier empresa es susceptible de ser vendida y que todo depende de la oferta y del interés de las partes es algo en lo que están de acuerdo tanto Juan Carlos Pérez Castellanos, director general de Groupauto Unión Ibérica, como Josep Bosch, presidente de AD Pars.

Omer Wesemael, director general de AD International, piensa que. “La concentración y la globalización son tendencias de desarrollo normales para los mercados. Y en comparación con otros sectores, los recambios y la posventa se están quedando atrás”. En ese sentido Stephane Antiglio, CEO de Autodis Group, añade “es una oportunidad para crear grupos de distribución más fuertes, que estarán más preparados para contribuir a una buena salud del taller multimarca”. En este sentido John S. Quinn, CEO y director general de LKQ Europa, nos dijo que “el mercado Europa está extremadamente fragmentado en comparación con otros mercados. En los Estados Unidos, los cuatro distribuidores más grandes tienen alrededor de 35.000 millones de dólares en facturación. En el mercado europeo más grande, los cuatro primeros ni siquiera alcanzan los 10.000 millones”. Jean-Jacques Lafont, CEO de Alliance Automotive Group y Thomas C.Gallagher, presidente del consejo de administración de GPC, sacan en consecuencia  que “El top 10 del mercado apenas supera el 20% de cuota. Así que la consolidación no ha hecho más que empezar”. Roland Dimetz, Ceo de TR, resume: “Los distribuidores norteamericanos han expresado su deseo de continuar expandiéndose y realizar nuevas adquisiciones”.

Philippe Guyot, director ejecutivo de Nexus International, por un lado y por otro Jean-Jacques Lafont y Thomas C.Gallaghercoinciden en que la concentración de los proveedores empuja la concentración en la distribución. Los dos últimos añaden un nuevo factor: el aumento de grandes cuentas (flotas, carsharing, seguros …)”.

Detrás de la concentración llegarán las consecuencias. En esa línea, Quinn dice los costos fijos o semifijos (compras, logística, stock…) suben más de lo necesario. Es natural que todos busquen ser más competitivos. Roland Dimetz, asume que” la rentabilidad vendrá por la concentración, para negociar mejores precios de compra con los proveedores. Y luego aprovechar sinergias y al mismo tiempo mantener los precios altos de venta” a lo que añade. “creen que pueden obtener sinergias en función de su tamaño y escala. Dependiendo del éxito que consigan y lo que hagan con esas sinergias, el mercado podría verse afectado si usan esas ventajas para ganar participación en el mercado”.

Fotios Katsaridis, presidente y CEO de Temot International: “Las fronteras son cada vez más permeables y la compraventa de piezas entre países es cada vez mayor. Esto llevará, de facto, a una armonización europea de precios, tendencia que se acelera cada vez más”.

Para Quinn otra consecuencia de la globalización será que “la complejidad creciente de las tecnologías utilizadas en los vehículos reducirá el número de talleres. Del mismo modo, los distribuidores más pequeños tendrán que luchar para responder a las expectativas de los talleres más grandes, mientras que los actores importantes de la distribución podrán dotar a sus clientes de valores añadidos: Imagen, formación, soporte técnico, …

Por ello Antiglio opina que: “en el futuro asistiremos a un mercado con grandes actores multinacionales y actores locales de tamaño pequeño y mediano. Y son las compañías de tamaño medio, que no están posicionadas para ser número uno o dos en su mercado las que tienen que plantearse su futuro. Siempre habrá pequeños actores locales con una cuota de mercado allí donde están presentes y para los que el mercado europeo no significa demasiado”. En este sentido Quinn piensa que “la llegada de nuevos usos de los automovilistas, que conducirán a una disminución de la propiedad y un aumento de las flotas. Este último elegirá las principales marcas con una red nacional o red internacional para el mantenimiento de vehículos. Todo esto favorecerá a los distribuidores de mayor tamaño”.

Una pregunta obvia es ¿Qué van a hacer en el mercado esos globalizadores? Y ¿qué piensan del marcado español?

Quinn anuncia los próximos pasos de LKQ, “dependerán de qué empresas estén disponibles y en qué países veamos un camino claro para convertirnos en líderes del mercado…  Intentamos comprar excelentes compañías, aportando capital e ideas. Intentamos aprovechar economías de escala para ayudar a reducir sus costos en logística y compras. Al ser más rentables, podemos permitirles trasladar algunos de esos ahorros al cliente y aumentar sus volúmenes de ventas”.

Respecto de nuestro país Jean-Jacques Lafont y Thomas C.Gallagher dicen que “España tiene un mercado atractivo, porque la consolidación nacional aún no ha comenzado. Así que si una empresa extranjera quiere entrar en España necesitará una estrategia a muy largo plazo o esperar hasta que la consolidación entre los españoles comience a proponer tomar acciones directas. Esperaremos a una consolidación previa a nivel regional antes de entrar en dicho mercado y acelerar el desarrollo de compañías ya consolidadas”.

Dada esa fragmentación del mercado español, Roland Dilmetz dice que al haber “demasiados distribuidores, en general empresas familiares, es complicado consolidar. Si yo fuera uno de esos grandes distribuidores, intentaría, de algún modo, conseguir una participación accionarial en alguno de los mayores distribuidores o grupos y así aprender sobre el mercado”. Sobre esa característica del mercado José Porras, presidente de Davasa, se muestra conforme: “en España predominan las empresas pequeñas, con modelos de gestión muy personalistas, con estructuras a veces pesadas”.

Juan Carlos Pérez Castellanos dice que, en cualquier caso “este fenómeno (la globalización) se trasladará a nuestro mercado, la dificultad estriba en determinar cuándo”. Y José Porras añade “ya ha habido intentos y rumores, así que tarde o temprano fructificará alguno”. Por otro lado Alejandro Vicario, director general de CGA, nos dijo: “no descarto que haya socios de grupos europeos que puedan empezar a entrar en socios españoles de grupos de distribución”.

A la hora de explicar los frenos a la globalización Alejandro Vicario resume: “La gran atomización del mercado (por tamaño, el mayor distribuidor español sería considerado un distribuidor mediano en otros países), el hecho de que las grandes estructuras de compra se basan en grupos con 50 o 70 empresas diferentes, que dificultan su compra para estos grandes distribuidores… Y, por supuesto, los costes tan altos de la distribución en España, sin olvidar un cuarto elemento coyuntural, la crisis, que ha asustado a muchos inversores” y añade “una sucesión complicada y estructuras más basadas en las personas que en una estructura societaria real”. Juan Carlos Pérez Castellanos añade: “El profundo desconocimiento de los propietarios de las empresas de distribución de recambios sobre el valor real de las mismas … una enorme discrepancia sobre el valor de algunos de los activos claves en nuestro negocio, y muy especialmente el del stock”.

Conversando con Jorge Sala, director comercial de Mann+Hummel para el Sur de Europa, nos dijo que la clave está en el bajo índice de densidad de la población española (92 hab./km2) en comparación con Francia (122 hab./km2), Italia (201 hab./km2) o Polonia (121 hab./km2). Baja densidad de población significa mucha población dispersa, servicios dispersos para atender sus necesidades y, en consecuencia, distribución atomizada. Pero también Jorge Sala acababa decidiendo que, en cualquier caso, la concentración también llegará a España.

Los grupos de distribución españoles están compuestos, en líneas generales, por un número de componentes mayor que en otros países y no siempre homogéneos. Eso explica la reflexión de Alejandro Vicario y la afirmación de Fernando Riesco: “Veo difícil la compra de un grupo español por uno de estos grandes distribuidores extranjeros. Supondría poner de acuerdo a los socios y obligar a los que no quisieran…”. Pero también es cierto que todos los grupos están inmersos en una denodada batalla por incrementar la disciplina de grupo, especialmente en las compras, y, en concreto, un grupo como Dipart avanza hacia operar como una sola empresa, es decir, con un CIF único.

Por terminar con un guiño optimista queremos citar a Eva Cerezo, responsable de administración de Repuestos Velero, que viene a coincidir con la mayoría de las recambistas que entrevistamos en el número 269 de “Talleres en Comunicación” y que nos dijo: “hasta ahora siempre se ha salido adelante”.

Sólo una opinión propia y que uno de nuestros editores,Miguel Ángel Jimeno, expuso en su blog: “la concentración que ya se gesta en todo el mundo, hace más débil a quiénes no se preparen ya y, en cualquier caso, tarde o temprano alguien se moverá y alterará un mercado (el español) que poco se ha alterado en lo que va de siglo. Cuando alguien se mueva todo se moverá. Prohibido sentarse.

¡Ojo!, también se mueven las marcas de coches y los fabricantes de componentes.

No sabemos si vamos a asistir a un “baile de sillas” o alguien perderá el equilibrio y se caerá, pero habrá que estar atentos. Será importante moverse el primero o moverse rápidamente. Eso sí quien se mueva deberá saber cómo, cuándo y hacia dónde. Prohibido sentarse a esperar que suceda. Por lo menos hay que estar a la que salta”.

Como habéis podido leer, casi nada he contado de nuestra cosecha, en esta labo ha resultado imprescindible la asistencia al Parts Aftermarket Congress de la revista italiana Parts; el álbum de la distribución de la revista francesa Zepros; nuestro Aftermarket Media Network y el trabajo del equipo editorial de Talleres en Comunicación.