La digitalización, cada vez más presente en el sector de posventa de automoción (vehículo conectado, sistemas de seguridad interactivos…), se está convirtiendo en una obligación para ser competitivo y sobrevivir.

  • ¿Qué es la digitalización?

    El concepto de digitalización se basa en la incorporación y aprovechamiento de la tecnología digital, transformando procesos y modelos de negocio, para lograr ventajas como: mayor eficiencia y rentabilidad, experiencias del cliente más satisfactorias, etc.

    Tendencias:

    • Competencia más intensa en un mundo cada vez más digital.
    • Coches que integran múltiples tecnologías.
    • Consumidor conectado, aparición de los ‘Millennials’: exigente, volátil, demanda servicios personalizados.

    Retos:

    • Necesidad de formación e inversión para aprovechar las ventajas de la digitalización.
    • Importancia de una cultura de mejora constante para adaptarse a las necesidades cambiantes del cliente.
    • Competencia en un entorno que exige flexibilidad, agilidad y rapidez.

    Oportunidades y ventajas:

    • Mejora en procesos, redundando en mayor eficiencia y productividad.
    • Crecimiento y generación más eficaz de oportunidades de venta.
    • Mejora de la experiencia del cliente al digitalizar todas las formas de comunicación (servicio online de gestión de citas, demostración virtual para vender un vehículo…) y poder ofrecer mayor transparencia.
    • Adaptación de la oferta, servicios y comunicaciones a las demandas específicas de cada cliente.
    • Protagonismo de la colaboración entre los diferentes actores de la posventa, pudiendo así ampliar el rango y calidad de servicios y productos, además de ser una oportunidad para alcanzar clientes potenciales y mejorar la rentabilidad.

    ¿Cómo contribuye GT Motive a la digitalización del negocio?

    GT Motive ofrece soluciones para la digitalización del sector posventa de automoción que aportan respuestas reales en todos los procesos de la gestión del siniestro, desde la valoración de daños del vehículo a la gestión completa del flujo del siniestro.

    ión e inversión para aprovechar las ventajas de la digitalización.

  • Importancia de una cultura de mejora constante para adaptarse a las necesidades cambiantes del cliente.
  • Competencia en un entorno que exige flexibilidad, agilidad y rapidez.