Utilizar el renting para alquilar bienes en vez de comprarlos permite ahorrar tanto a la empresa como al particular, accediendo a la oferta más reciente e innovadora.
Hace unas semanas les expliqué por qué debían ustedes utilizar con más frecuencia la herramienta del leasing y ahora me gustaría argumentarles muy esquemáticamente las ventajas del renting, no sin dejar claro que son fórmulas para atender las necesidades empresariales que pueden y deben convivir: sólo se trata de elegir el momento más adecuado para cada una de ellas.
Dicho esto, aquí van las 10 razones para utilizar el renting:

1.Esta herramienta pueden ser utilizada tanto las empresas como los particulares. En especial, en el caso de los vehículos.
2-Es conveniente para las empresas que no quieren incrementar el total de sus activos.
3-Nunca se tendrá, por norma general, opción de compra del vehículo, siendo un alquiler común.
4-Por el mismo hecho del alquiler, permite a las empresas disponer siempre de los vehículos más eficientes e innovadores.
5-Los plazos generalmente son más cortos que en el leasing.
6-Las cuotas periódicas están gravadas con el IVA (por el hecho del alquiler/servicio).
7-Los arrendatarios contabilizan las cuotas del renting como gastos.
8-No se recoge en los balances de las empresas como endeudamiento.
9-Sencillez en la contabilización, incorporando todos los servicios que puede conllevar (seguro, mantenimiento, gestión de flotas, etc..)
10-Ahorro y eficiencia.
*Por Manuel García, secretario de la Asociación Española de Leasing y Renting (AELR)