En la vida de un coche hay de media 54 transacciones. ¿Y qué pasa en el cuarto año? Si se trata de un vehículo de flotas, hay un cambio de manos que conviene agilizar tecnológicamente.

Y es que al finalizar el contrato de renting, normalmente al cuarto año, se inicia un proceso vital en la vida de ese vehículo: pasar de la flota a un particular. Es un cambio de propiedad que requiere agilidad y precisión en la valoración para que su venta sea lo más rápida posible, ya que a esa edad el coche vale un 40% menos que cuando se matriculó.

De ahí que resulte imprescindible digitalizar este proceso de valoración y de venta, llegando a ahorrar de media un 25% de tiempo. Esto significa que simplemente al incorporar la tecnología a este primer cambio de propiedad de un coche en su vida (de los varios que vivirá), podemos obtener un mayor precio de venta.

Según la responsable de AUTOonline de Solera España, Elena Ballesteros, “Solera trabaja para digitalizar la práctica totalidad de la vida de un vehículo, de todos y cada uno de sus pasos, pero no sólo con la idea de dotar de mas eficiencia a cada proceso, sino también de transparencia. Y con AUTOonline se conoce con luz y taquígrafos todo lo que ocurre con ese coche que sale al mercado, desde cómo se valora al cierre de la compra”.