Según recoge la “Guía para viajar seguro en verano” elaborada por GT Motive para ayudar a los automovilistas a circular seguros… y a los talleres a mejorar sus ventas

 

Las vacaciones de verano son uno de los momentos de año en los que los automovilistas españoles más se preocupan por la puesta a punto de sus coches. Con tal motivo, GT Motive, compañía especializada en el desarrollo de soluciones tecnológicas para la valoración y gestión de siniestros, ha elaborado una guía de consejos para ayudar a los conductores a circular seguros, contaminando lo justo y evitando tener que hacer frente a costosas averías por haber descuidado el mantenimiento preventivo de sus vehículos.

 

La guía constituye una estupenda herramienta a disposición de los talleres para incentivar que sus clientes realicen una revisión a fondo del vehículo. Según los datos aportados por GT Motive, con origen en los millones de valoraciones realizadas por la compañía, si este verano los conductores revisaran los diez elementos que más frecuentemente se sustituyen en los mantenimientos previos a los desplazamientos vacacionales, el importe medio de la factura sería de 409,38 euros. Estarían incluidos el coste de las piezas (299,89 euros) y de la mano de obra (109,49 euros)

 

Según datos propios de GT Motive, los mantenimientos que más se han realizado durante lo que llevamos de año 2016 son los programados de 30.000 y 60.000 kilómetros. Respecto a las inspecciones realizadas en intervalos anuales, las que más se han realizado son las del primer y segundo año, y a mucha más distancia las del tercer y cuarto año. En definitiva, cuanto más joven es el vehículo y en general tiene menos kilómetros es cuando mayor atención prestamos a su puesta a punto. No es de extrañar que las mayores tasas de averías y siniestralidad se produzcan en los automóviles más entrados en años.