• El Smartphone es la herramienta más usada para preparar o guiar los desplazamientos
  • Los conductores españoles priman la seguridad para conducir un coche conectado

Las nuevas tecnologías aplicadas al automóvil son una revolución latente, en pleno desarrollo. Desde hace años las grandes empresas han hecho grandes inversiones en el interior y exterior de los vehículos. El coche conectado y el autónomo se han convertido en las grandes referencias de futuro del sector.

 

Según se desprende de los datos recogidos por el Observatorio Cetelem Auto 2016, el coche conectado es para el usuario sinónimo de progreso y confort, aunque aún se percibe cierta reticencia a su uso masivo por considerarlo todavía un medio de transporte caro. En todo caso, la seguridad y el ahorro de costes son razones fundamentales para la compra de este tipo de vehículos. Respecto al coche autónomo, hay grandes expectativas, de gran aceptación, aunque queden algunos años para que sea un medio de transporte cotidiano.

 

La metodología de la encuesta del Observatorio Cetelem Auto 2016 es de dimensión mundial, ya que abarca 15 países (Alemania, Bélgica, Brasil, China, España, EEUU, Francia, Italia, Japón, México, Polonia, Portugal, Reino Unido, Sudáfrica y Turquía). Se han gestionado 8.500 encuestas a personas que han comprado un automóvil en los últimos 5 años (1.000 realizadas en España).

 

Para los conductores españoles encuestados, el coche conectado es simplemente el coche ideal, sinónimo de progreso en materia de confort (87%), de ahorro de tiempo (84%) y de seguridad (81%). Por otro lado, el 70% opinan que el coche conectado es caro. España destaca a nivel internacional por considerar el coche conectado el coche ideal. (79% vs 73% media internacional).

 

Cuando se habla de coche conectado se entiende que la navegación es totalmente generalizada, con el uso de lo último en tecnología. En España, el uso del Smartphone es una herramienta fundamental, un 70% confiesa que lo usa para preparar o guiar sus desplazamientos. También destacamos por el uso del GPS no integrado. Sin embargo, en el uso del portátil y /o la tablet, estamos por debajo de la media mundial.

 

Respecto al uso de otras aplicaciones interactivas (como google maps), el 88% de los españoles encuestados reconoce su uso. Chinos (97%) y brasileños (95%), lideran el ranking de usuarios de estas aplicaciones. Los japoneses (57%), están a la cola de esta lista.

 

 

 

 

En cuanto al porcentaje de conductores del mundo que reconocen que estas aplicaciones y/o herramientas interactivas les han servido para cambiar las prácticas de sus desplazamientos, el 80% afirma haber reducido su tiempo de desplazamiento (75% en España). También es importante para los usuarios la mejora en el volumen de kilómetros recorridos, y el número de desplazamientos.

 

Pero también hay algunos otros aspectos que también preocupan a los conductores. A la pregunta de cuál es la razón principal de inquietud sobre el coche conectado, “no ser completamente el amo del vehículo”, es la respuesta del 24% de los encuestados en los principales países del mundo (en España, un 19%).

 

También hay miedo al uso de información (22% en el mundo vs 21% en España); miedo por la seguridad (21% vs 18% en España). Llama la atención de los españoles a perder “el placer de conducir” (12%), frente al 9% internacional y que las funcionalidades se hagan rápidamente obsoletas (12% vs 8% en el mundo).

 

Más información www.elobservatoriocetelem.es