El leasing y el renting permiten disponer de vehículos a mas largo plazo, fraccionar el pago del IVA en tantos plazos como cuotas periódicas, y garantizan el mantenimiento.

 

Una pregunta habitual que las empresas realizan a la Asociación Española de Leasing y Renting (AELR) cuando necesitan incorporar un nuevo vehículo a su actividad es si resulta más interesante comprarlo, hacer una operación de leasing o firmar un contrato de renting. Con el arrendamiento se minimiza el coste de oportunidad, permitiendo dedicar los recursos a otra inversión sin necesidad de grandes gastos, y especialmente para pequeñas empresas, profesionales.

Otra cuestión diferente, es decidir si es más oportuno hacerlo mediante un contrato de arrendamiento financiero, que en España denominamos comúnmente como “leasing”, o de arrendamiento simple, que habitualmente determinamos como “renting”.

Con ambos contratos podrá disponer de un largo plazo (más próximo a la vida útil del bien), podrá fraccionar el pago del IVA en tantos plazos como cuotas periódicas, y se garantiza que su flota/su vehículo está bien gestionado, de manera eficiente, y evita la obsolescencia.

Pero si su balance precisa robustecerse, incrementando sus activos, el leasing satisfará su necesidad, aportándole unos beneficios fiscales adicionales, al crearle con su amortización acelerada un crédito fiscal a coste “cero”, o lo que es lo mismo, al que puede sacarle una importante rentabilidad, y podrá utilizarlo en otras inversiones o atenciones en su negocio.

Y si lo que busca es evitar un mayor endeudamiento, es el renting su solución, como simple arrendamiento contabiliza toda su cuota como gasto, sin mayor complicación.

Ambas modalidades son una solución, incluso en época de crisis, ya que facilita las inversiones y no suponen una mayor tensión para la tesorería. De hecho, el renting por ejemplo, permite transformar costes inciertos en costes fijos, e incluso eliminar las ineficientes provisiones de gastos del “por si acaso”, y como se ha indicado gestionar la estructura de su balance (crédito fiscal, gasto, etc…).

JOSÉ CORONEL DE PALMA Y MARTÍNEZ-AGULLÓ

Presidente de AELR