En Reparamiauto, creemos en Internet y en las Redes sociales. Son nuevos canales de comunicación y promoción que pueden ayudar a nuestras empresas a generar más negocio, sea cual sea el sector en el que nos encontremos. Pero, ¿sabemos cómo aprovecharlos? Dave Kerpen, un conferenciante norteamericano, nos da  una buena pista. Nos lo cuenta en primera persona, con un caso real protagonizado por él mismo. Así lo explica:

“Estaba esperando en la cola de uno de los hoteles de moda de Las Vegas, The Aria, más de una hora.

Estaba super cansado y frustrado después de 6 horas de vuelo desde Nueva York, y sólo quería llegar a mi habitación y descansar.

Lo último que quería era perder una hora de mi vida haciendo cola.

Frustrado, hice lo que cualquier friki de las redes sociales haría, saqué mi teléfono y escribi el siguiente tweet:

“ningún hotel de Las Vegas se merece una cola tan larga. Más de una hora esperando. #desastre».

Desafortunadamente, el hotel no estaba escuchando y no me contestó. Pero un competidor suyo sí. Dos minutos después de mi tuit, recibo uno de vuelta del Rio Hotel que estaba a escasos metros.

Uno se podría esperar un tuit del estilo “pásate por aquí, no tenemos cola” o “llámanos, tenemos una habitación esperándote”.

En ese caso, habría pensado primero “¿porque me está hablando a mí?” y segundo “¿porque este hotel está tan vacío cuando el otro está lleno de gente?”

Por el contrario, el tuit del hotel Rio las Vegas decía lo siguiente: “siento tu mala experiencia, Dave. Espero que el resto de tu estancia en Las Vegas vaya bien.”

Adivina en que hotel me alojé en mi siguiente visita a Las Vegas?

El hotel ingresó 400 euros por mi tweet.

La historia no termina aquí, entré en la página facebook del hotel y le dí un Me gusta. Meses más tarde, me llega un mensaje de un amiga por facebook. Mi amiga Erin, vió el me gusta y me cuenta que le gustaría organizar una reunión familiar en fin de año en Las vegas y que si le recomendaría el hotel.

Le contesto “bueno, no es el mejor hotel de Las Vegas ni el más bonito, pero te digo una cosa, saben cómo escuchar a sus clientes. Mi amiga reservó ese día para 20 personas.

Un tweet del Hotel Rio y un Me gusta, llevaron al hotel a facturar más de 8.000 euros.

El hotel utilizó las redes sociales para escuchar y mostrar empatía a la persona adecuada en el momento adecuado.