La mesa sobre la problemática entre talleres y aseguradoras consiguió acercar posturas entre ambos actores puesto que se pusieron sobre la mesa los principales inconvenientes con los que se encuentra el cliente en el momento de tramitar un daño en su vehículo. Para ello, “las cuatro asociaciones que conforman el foro se unirán para apoyar los talleres, sobre todo de cara a la desconfianza de las compañías de seguros”, comentaba el presidente de Ganvam. “Tenemos que alcanzar una serie de medidas concretas por las que la asistencia de talleres concertados no reste trabajo a los otros talleres”, proponían en la mesa.

En este sentido, los ponentes coincidieron en mantener informado al cliente de los costes que le puede representar el arreglo de un desperfecto en su vehículo para que tengan la información necesaria para decidir, también de cara a la elección de un determinado  taller.

Don Luis Ursúa, secretario general de CETRAA, destacaba que las reparaciones que pagan las compañías de seguros se aplican según varios baremos, propios de las mismas aseguradoras, y precisamente, “ahí está el problema: cuánto y quién pagará». Por otra parte, Don Jaime Barea, entendía que ya que el PVP es un factor libre no puede estar tan marcado por parte de las aseguradoras. “Hemos analizado las prácticas comerciales de las aseguradoras y los asociados no están a gusto con éstas», comentaba. Sin embargo, Doña Nuria Álvarez, de CONEPA, añadía que la figura del taller concertado es “adecuada” para llegar a una serie de medidas que favorecen al cliente.