Los vehículos procedentes del renting son una pieza clave del mercado español de ocasión. Representan un porcentaje importante del total de unidades de segunda mano que se venden en nuestro país, y su presencia es especialmente relevante en el segmento de vehículos de entre 3, 4 y 5 años de antigüedad. No olvidemos que la duración media de un contrato de renting se sitúa en aproximadamente 3,5 años, lo que convierte a los vehículos de nuestro sector en productos con unas características especiales dentro del mercado.

De hecho, en 2010, para dar cuenta de la relación entre ambos sectores, la AER publicó en su Memoria una información reveladora: las empresas de renting habían puesto a la venta 149.728 vehículos en dicho año, con una antigüedad media concreta de 3,74 años, que contrasta con los 11,23 años de media de todos los vehículos usados que se comercializaron en dicho ejercicio. El renting es el principal proveedor de vehículos con una antigüedad de entre 3 y 5 años en el mercado de segunda mano.

Los turismos procedentes del renting tienen una serie de características específicas que marcan la diferencia. No se trata sólo de su juventud, sino también de la calidad con la que llegan al mercado. Un vehículo de renting generalmente ha recibido el mantenimiento recomendado por el fabricante en talleres homologados, ya que es un servicio que se incorpora a nuestra oferta. De esta forma, el comprador tiene la seguridad de que el vehículo que adquiere ha tenido el mejor cuidado posible. Como todos sabemos, un buen mantenimiento va estrechamente unido a un consumo más ajustado, menos contaminación y, sobre todo, un alargamiento de la vida útil. Por eso adquirir un vehículo de renting es una inversión rentable y segura.

A esto hay que añadir que son vehículos libres de cargas y sanciones y por lo general incorporan sistemas de seguridad por encima de la media (estrellas EuroNCAP), primero porque al ser más actuales incluyen más avances tecnológicos, y segundo porque la seguridad acostumbra a ser un tema fundamental para los clientes que contratan nuestros servicios.

Las empresas de renting ofrecen confianza al comprador, ya que ponen en el mercado vehículos que han recibido los cuidados necesarios, modelos en su mayoría actuales, que tienen una larga vida útil por delante y con las máximas garantías de calidad.